Principios

Nuestra misión es ofrecer la máxima musicalidad utilizando principios de ingeniería sólidamente probados, aunque aplicados de forma no convencional. Queremos crear productos que no tengan igual en términos de calidad de sonido, pero que al mismo tiempo mantengan su coste de adquisición dentro de lo racional.

No nos gusta la forma en que el 90% de los productos disponibles en el mercado suenan. No es que creamos que son productos malos, simplemente no suenan bien a nuestros oídos. Diseñamos nuestros productos de manera diferente. Escuchamos a nuestros clientes y escuchamos mucha música. Escuchamos nuestros productos durante muchas horas todos los días del año. Todos y cada uno de los empleados de Lampizator son audiófilos y melómanos. Cada uno de nosotros escucha música al menos la mitad del tiempo que no pasamos durmiendo. tenemos una magnífica sala de audición en nuestras instalaciones donde los productos se prueban de forma continuada en situaciones de uso reales.

Estos son algunos principios que seguimos y otros que no.

-Diseñamos con una única meta, buscar el sonido más parecido a la realidad.

-Elegimos sobredimensionar todo, basándonos en la premisa de “es mejor pasarse que quedarse corto”.

-No creemos en las fuentes de alimentación conmutadas, todos nuestros diseños están alimentados por transformadores de diseño clásico de la máxima calidad, nuestros transformadores utilizan núcleos de acero polaco y cableado de cobre polaco de máxima pureza fabricados por compañías locales. 

-Todas las fuentes de alimentación son de tipo “lineal”.

-Creemos que las válvulas de vacío triodos suenan bien y los amplificadores operacionales suenan mal.

-Creemos que la retroalimentación o feedback aplicada al diseño de circuitos electrónicos es una mala práctica y nunca usamos ninguna de ellas, ni local ni global. 

-Solo nos gusta escuchar el feedback de nuestros clientes…

-No somos retro, no somos una empresa que fabrique productos nostálgicos o vintage. Utilizamos válvulas de vacío sólo porque nos ayudan a alcanzar los objetivos técnicos deseados de la mejor manera posible. Somos un negocio moderno del siglo XXI. Aunque resulta que curiosamente mediante la aplicación de nuestros conocimientos técnicos y eléctricos “antiguos” logramos batir con nuestro sonido a tecnologías más modernas y avanzadas que hoy en día tienen poco que ofrecer al verdadero amante de la música.

-Todos nuestros diseños son propios y fabricados a mano a partir de componentes exclusivos procedentes de pequeñas empresas locales cercanas a nuestra sede.